Definiciones de la UAR: proteger el rugby de abajo, el gran desafío

Definiciones de la UAR: proteger el rugby de abajo, el gran desafío

El avance del súper profesionalismo en el mundo del rugby se concentra en la alta competencia, en las categorías de élite de cada país, y empuja con fuerza el crecimiento de un grupo reducido de jugadores. Ahí van los flashes y el esplendor (novedoso para nuestros pagos) de una ola que no tiene freno.

15821822907_6f9e5a3b9e_k

A la sombra de los grandes protagonistas aparece el rugby de base, el que pregona el amateurismo puro y subsiste aferrado a las viejas recetas: héroes anónimos que lo dan todo sin esperar nada a cambio. Ese rugby, el que se vive en las categorías de abajo, el gran semillero, es lo que la Unión Argentina de Rugby se propone resguardar en los tiempos que corren. Ese es el gran desafío.

Ayer, en un hotel en el coqueto barrio de la Recoleta, Carlos Araujo y Fernando Rizzi, presidente y secretario de la UAR, respectivamente, y Agustín Pichot, representante argentino en la Sanzar y en la World Rugby, brindaron una conferencia de prensa en la que plantearon algunas definiciones respecto al presente y al futuro de la entidad madre del rugby argentino.

La más importante en lo que concierne al ámbito de abajo se resume en una idea concreta: defender el rugby amateur. Así lo dijo Araujo: “El rugby de base es nuestro desafío permanente y como institución lo acompañamos con sumo placer, porque vemos en estos eventos la posibilidad de darle al jugador amateur nuevas plataformas de competencia. Y mantener vivos sus sueños de ser Puma”.

Otra frase del titular de la UAR, que celebró su primer año de mandato. “Nuestra finalidad es, claramente, que cada vez haya más y más jugadores de rugby; es decir, fomentar la competencia de nuestro deporte”, señaló.

Un dato arrojado ayer en el Alvear Palace Hotel: en todo el país hay más de 115 mil jugadores fichados, distribuidos en 522 clubes.

De ese total, la inmensa mayoría ve de lejos la alta competencia y se enfoca en objetivos más sociales y formativos, privilegiando la educación de los valores de este deporte. En ese sentido, Araujo resaltó que “los ingresos que se generan son para fomentar y sostener el rugby formativo y de base, que seguiremos impulsando. El objetivo ya lo dijimos y es claro: buscamos que más y más jugadores jueguen al rugby y que más y más personas se formen y eduquen en los valores que el rugby enseña, promueve y difunde”.

Pichot cerró la idea: “Durante este período (los últimos siete años, post Mundial 2007) logramos mejorar la competencia, pero asegurando un desarrollo de la estructura y una fuerte protección del rugby amateur”.

Las cartas están echadas. Proteger el rugby de abajo ante el avance del profesionalismo es el gran desafío. Ahora solo hay que aguardar los resultados.

Foto: Rodrigo Vergara (UAR).

Si te gustó esta nota, ayúdanos tackleando el anuncio que esta abajo, desde ya muchas gracias por colaborar!!!
Subscribe to Comments RSS Feed in this post

One Response

  1. EXCELENTE LA PROPUESTA, DESDE HACE TRES AÑOS PUDE OCUPAR TODOS LOS SABADOS A LA MAÑANA UN PREDIO Y TRATO DE FOMENTAR CON 15 PIBES DE UN BARRIO CARENCIADO NUESTRO DEPORTE, NO NECESITO HASTA AHORA NINGUNA COLABORACION, YA QUE LO QUE MANGUEO CUBRE LAS NECESIDADES, COMO CAMISETAS, PANTALONES, MEDIAS Y HASTA COMIDA, DESPUES DE UNA PRACTICA DE UN RUGBY MUY INFORMAL, DE A POCO POR ROSARIO YA LOS BALDIOS SE VISTEN DE OVALADA, UN GRAN SALUDO A NEGRO ARAUJO, DE PARTE DE LAGARTO

Responder a daniel cirimele ex jugador de DUENDES, Cancel reply

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*