El día que Hebraica le ganó al SIC

El día que Hebraica le ganó al SIC

Corría el año 2008, la comisión me había encargado la formación de un equipo juvenil de M-17, había un grupo de chicos sueltos, serían cinco, faltaban mínimo diez para armar el equipo. Estaba entrenando la M-16 /M-15 junto a Moncho y Fabián Guzmán, el trabajo consistía en hacer actividades, pernoctadas, llevarlos a partidos de rugby, hacer comidas en conjunto, para ir formando un grupo de amigos y después un equipo de rugby.

100_1172

Creo que me fui encariñando con los chicos, contándoles historias, escuchando sus dudas y comentarles el proyecto de armar un equipo para entrar en el torneo en perdedores. En un momento se siguieron sumando chicos, pasamos a ocho, a nueve a diez, ya casi teníamos para jugar partidos, con algunos de la M-16 llegábamos a quince e hicimos varios amistosos.

En un momento la M-19, empezó a zozobrar y quisieron subir esos pocos 10 pibes que me había costado 6 meses de trabajo, de miles de llamados telefónicos, de irlos a buscar a la casa, etc.

Se impuso mi idea, y por lo que me habían convocado  por suerte, y se terminó conformando la división, sin embargo no la pude anotar en perdedores, porque el tiempo ya se había pasado, me juré a mí mismo que iba a armar partidos con todos los equipos de la URBA si fuese posible, y así fue que jugamos con SIC, CASI, Newman, después también con Albatros, Ciudad, GEBA, Las Heras.

El primer partido de “15” de esa flamante división fue con el SIC, en su cancha, sería un tercer equipo.

Llego con los pibes, les pedí que vinieran con camisa y corbata, jugábamos con el SIC, era un honor (algo para motivarlos).

Los pibes venían con todo el entusiasmo, llegué al club, me presenté con uno de los 10 tipos del SIC, entre entrenadores, ayudantes, coordinadores, managers, etc, etc.

Yo solo con mi alma y los pibes.

Un señor del SIC, muy educado, me pregunta:

“(…) ¿Usted jugó alguna vez al rugby? ¿O es profesor de Educación Física?”

Le contesté que alguna vez jugué, lo saludé, le pedí la planilla y me fui.

Los chicos salieron a la cancha, les di la entrada en calor y comenzó el match, era una lluvia de tries, los chicos estaban decepcionados, Chiqui, el más grandote, se quería agarrar a las piñas.

Los junté en el ingoal y les dije:

“Muchachos, ellos mueven la pelota, son ágiles y buenos, nosotros somos pesados e inexpertos, no se pasa más la pelota, la agarro y me llevo todo puesto, el que la pasa, lo saco de la cancha, ¿entendieron?”.

Los chicos se abrazaron y al unísono exclamaron un sí.

Mi actitud fue “bilardista” por así decirlo, pero Hebraica comenzó a hacer tries, y otros tries, y más tries, tal era lo inexperto de los chicos que no había nadie que pudiera patear las salidas de drop, así que las pateábamos del piso.

Terminó el partido y ganamos, los chicos se abrazaban de alegría, yo no lo podía creer, en el vestuario se pusieron a cantar “(…) Y dale Hebraica, la p… que lo p…”.

El mono Fridman, un amigo, llegó y me dijo que no canten más, yo entré al vestuario y no los quería parar, era su primer partido como equipo y habían salido triunfantes, todos se pusieron sus corbatas y sacos, pusieron su mejor cara de póker y el “Hebraica Rugby and Football School” se sentó a compartir el tercer tiempo.

Por: Marcelo Benjamín Weitzman.

Europa-1-858-e1324589826583-300x1991

Si te gustó esta nota, ayúdanos tackleando el anuncio que esta abajo, desde ya muchas gracias por colaborar!!!
Subscribe to Comments RSS Feed in this post

4 Responses

  1. Muy linda anécdota, con mucho de rugby social y conociendo el deporte, con nuevos amigos, incluso varios de ellos hoy pertenecen al plantel superior. Hasta la próxima Burro querido.

  2. Mucha suerte para este año, sigan para adelante.
    Los buenos momentos que pase con Uds.
    Muchas gracias
    fafa

  3. Gracias a Fafa y a Fabian dos amigos que pasaron por el club y que dejaron lindos recuerdos y compartimos charlas , inquietudes y terceros tiempos con alegria y hablando de rugby, un abrazo!

  4. Muy buena anécdota, parecido a lo que estamos viviendo estos días. Mucha suerte a hebraica

Comentar Nota

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*