GEI: “El deporte hace que haya una amistad irrompible”

Juveniles

GEI: “El deporte hace que haya una amistad irrompible”

El centro Luciano Fumaio es uno de los jugadores juveniles de GEI, y el Diario La Ciudad tuvo la oportunidad de dialogar con el integrante de la M-14 sobre las condiciones de trabajo que les brinda el club a los chicos, sus comienzos y sus objetivos.

timthumb

– ¿Hace cuánto que estás en el GEI?

Ya pasaron cinco años desde la primera vez que fui a entrenar.

– ¿Cómo apareció la idea de comenzar a practicar este deporte?

La idea empezó por mi primo, quien ya era jugador del club hace mucho tiempo. Un día yo quise probar un deporte nuevo, y él me convenció de ir un día de verano a jugar al rugby.

– ¿Tu familia se negó en algún momento a que practiques este deporte?

No, ninguno se negó a que lo practique. Es más, la primera vez que fui me sentía algo nervioso y con miedo a algo nuevo. Ellos me decían que vaya y me fije sí me gustaba y en caso de que no me guste, busque otro deporte. Sin mi papá ni mi mamá no habría encontrado el deporte que tanto me gusta.

– ¿Cómo los tratan en el club a las divisiones menores? ¿Les dan las herramientas necesarias para el trabajo?

Nos tratan con mucho respeto, nos enseñan todo lo que ellos saben, fundamentalmente que disfrutemos y dejemos todos lo que tenemos en la cancha. La gente del club es como una familia, podemos contar siempre con ellos para lo que necesitemos.

– Desde tu punto de vista, ¿ves que el club ha progresado desde que vos llegaste?

Sí, el club ha cambiado mucho. Habilitó su segunda cancha para entrenar y ahora está en curso su nueva obra que es la pérgola, que es mayormente para uso del tercer tiempo.

– ¿Con qué jugador de sentís identificado a nivel mundial? 

Me siento identificado con el jugador argentino Gonzalo Camacho por su muy buena defensiva. Además de esto, es un “animal” a la hora de ‘tacklear’, sumado a que tiene un gran cambio de paso.

– ¿Cómo es la relación entre los compañeros de la categoría?

El deporte hace que haya una amistad irrompible. Que dentro y fuera de la cancha seamos todos hermanos y que nos cuidemos los unos a los otros. El entrenador es el que tiene la palabra sagrada, es el que cada entrenamiento nos hace dar lo mejor de cada uno. El que se da cuenta cuando nos pasa algo y en las vueltas de los partidos nos hace reír con anécdotas y chistes.

– ¿Te planteas algún objetivo en relación a este deporte?

Me encantaría llegar a la categoría Superior ¿a quién no le gustaría vivir de lo que ama? Jugar en un equipo de Francia o Inglaterra sería un sueño para quien ama este deporte como yo. Voy a jugar en la Superior del G.E.I. Me encantaría llegar a primera con el club que me enseñó todo lo que sé de rugby.

Por: Lucas Romero (Diario La Ciudad).

Si te gustó esta nota, ayúdanos tackleando el anuncio que esta abajo, desde ya muchas gracias por colaborar!!!

Comentar Nota

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*