Lanús incomodó a Curupa, pero el campeón reaccionó y extendió su invicto

Lanús incomodó a Curupa, pero el campeón reaccionó y extendió su invicto

El Vikingo llegó a estar 17-8 arriba al final del primer tiempo, en el sur. La visita se acomodó en el complemento y lo ganó con lo justo, por 24 a 20. 

247088_477191195756929_4157016173936129357_n

Era la sorpresa de la jornada, pero la inclaudicable constancia del mejor equipo del 2014 pudo más: por la primera fecha del Grupo II, Curupaytí remontó un partido complicadísimo en el sur del Gran Buenos Aires y se volvió al Oeste con una trabajada victoria por 24-20 sobre un bravo Lanús.

Los pies de Juan Pablo Santovito tuvieron buena parte de la responsabilidad en la incomodidad que el Vikingo le planteó a Curupa. El back abrió el marcador con un drop tempranero para adelantar a su equipo 3-0 a poquito del arranque.

El campeón vigente del Grupo II, y con un invicto en partidos oficiales que hasta el sábado llegaba a 19 encuentros, no tardó en responder. Primero fue con un try para pasar al frente y, de movida, con un penal que le permitió extender las diferencias (3-8) y marcar territorio ante las arremetidas de un rival que nunca se achicó.

Rodrigo Huber, potente back Vikingo, tuvo la llave para abrir la defensa visitante en dos oportunidades. La primera sirvió para igualar la chapa, aunque la conversión de Santovito puso al anfitrión arriba por dos. Poco después, el centro del Seleccionado Desarrollo volvió a apoyar en el ingoal rival para estirar la ventaja, que con la conversión del apertura pasó a ser de nueve puntos (17-8) al final del primer tiempo.

Pero a partir de allí se produjo un click en la visita. El campeón salió con el orgullo herido y defendió con uñas y dientes la racha invicta que se remonta al 31 de mayo del año pasado, cuando venció a 56-7 a Lanús en la primera ronda del G II. Una semana atrás había sufrido su última derrota frente a Mariano Moreno por 24 a 17.

Un penal lo dejó a tiro de try convertido, que llegó más pronto que tarde para dejar el tanteador 18-17. Un drop a poco del cierre le dio un poco más de aire en la definición del encuentro, aunque Lanús no aflojó y se acercó con otro penal de Santovito (24-20) para teñir de incertidumbre los últimos instantes.

Fue triunfo de Curupa. Trabajado, sufrido, pero triunfo al fin. Nada mal para arrancar una nueva temporada y extender el invicto que ahora llega a veinte partidos seguidos. Lanús mostró los dientes y dejó en claro que, si está enchufado, puede soñar a lo grande.

Foto: Prensa Curupaytí.

Si te gustó esta nota, ayúdanos tackleando el anuncio que esta abajo, desde ya muchas gracias por colaborar!!!

Comentar Nota

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*