Mataderos Rugby Club, en jaque por la presión de una barrabrava

Mataderos Rugby Club, en jaque por la presión de una barrabrava

En el verdinegro evalúan la posibilidad de cambiar sus colores y hasta de nombre frente a las agresiones de un grupo de barras de Almirante Brown. Toda la historia y el drama de un club de rugby que padece en carne propia la cara más oscura del fanatismo futbolístico.

 389083_10201163224106873_1836601246_n

Los colores forman parte de la mística de un club. Es difícil imaginar algo que represente con tanta fuerza a una institución como lo hacen sus colores. Los colores lo son todo. Es lo que te caracteriza y, por extensión, te diferencia del resto. Es tu piel. Habla de vos. Te pinta de cuerpo entero. Pero el nombre también es vital. El nombre es tu identidad, es la denominación que te individualiza. Son las letras que le dan entidad a algo abstracto. Sin nombre y sin colores, no hay nada.

Mataderos Rugby Club, fundado en 2005 en el corazón del barrio porteño homónimo, se está jugando todo eso en su octavo año de vida. La historia es así. En enero, el verdinegro, cuyo plantel superior juega en el Torneo Empresarial de la URBA, recibió un terreno de tres hectáreas ubicado en las calles Brandsen y Villegas, en San Justo, a unas treinta cuadras de la avenida General Paz, a pocos metros del cementerio y a tres cuadras de la Universidad Nacional de La Matanza. Era el lugar ideal para levantar el club, los vestuarios, la cancha y el quincho. Era el sitio perfecto para construir su casa.

Pero, con el tiempo, empezaron a aflorar las caras más oscuras del barrio. A pocas cuadras del predio verdinegro se encuentra la sede social del Club Almirante Brown, en el 3255 de la calle Entre Ríos. Unas 35 cuadras más al sur, en la intersección de las calles Mármol y Rucci, en Isidro Casanova, se alza el Estadio Fragata Sarmiento, la casa del club que milita en la Primera B Nacional de la AFA.

La rivalidad futbolística entre Nueva Chicago y Almirante se filtró en el mundo ovalado. Mataderos Rugby Club lleva los mismos colores que Nueva Chicago e, incluso, en su escudo resalta la silueta de un toro, apodo de la institución que juega en la Primera B Metropolitana. Y esas fueron razones suficientes para que integrantes de la barrabrava de Almirante pusieran en jaque, con su fanatismo exacerbado, la seguridad de los jugadores de las distintas categorías del MRC.

 68283_4863946760955_1487106449_n

Peligro latente

Nos mudamos a San Justo, donde nos cedieron tres hectáreas. Pero como somos de Mataderos, los de Almirante Brown nos amenazan”, le cuenta el jugador verdinegro Mariano Pecheury a Desde Abajo Rugby, y aclara que no existe una relación institucional que los vincule con el club de fútbol. “No tenemos nada que ver con Chicago”, remarca.

La rivalidad llegó a niveles de violencia inesperados. En la mañana del 12 de mayo, cuando los jugadores del plantel superior se estaban reuniendo en el predio para ir a jugar con Protector 24, por la segunda fecha de la Zona Ascenso del Torneo Empresarial de la URBA, un grupo de personas los abordó y, según relata Pecheury, tras presentarse como parte de la barrabrava de Almirante, uno apuñaló en el cuello al subcapitán del MRC.

Por los colores y el fanatismo del fútbol, nos viven amenazando. La agresión a nuestro compañero fue algo muy duro. Nosotros no sabíamos qué hacer. Te juro que nos dejó shockeados”, recuerda con dolor uno de los momentos más difíciles que les tocó vivir en los últimos meses.

Después del ataque, la preocupación recayó sobre el centenar de chicos que integra las divisiones infantiles y juveniles del club. “Estamos pensando en cambiar de nombre o de colores, más que nada por la seguridad de los más chicos, para que no tengan problemas el día de mañana. Si bien es algo que nos duele, no queremos pasarle una mochila de este tipo a un nene o adolescente que lo único en lo que tiene que pensar es si tiene los botines o no en el bolso”, comentó.

La agresión los obligó a buscar un nuevo lugar de entrenamiento hasta que puedan cerrar el predio. Por eso desde hace un tiempo se juntan en un parque a pocos metros de una central de policía. “La seguridad no nos llegó, fuimos nosotros a entrenar a un lugar donde si o si hay siempre un patrullero”, refirió el forward de 31 años.

Yo viví cosas que nunca imaginé que iba a vivir –asegura–. No te exagero. Te doy un ejemplo: tener que hablar con el capo de una barrabrava solo para que nos dejen hacer una jornada en un barrio de la zona. O hablar con un montón de gente que te da la espalda, empezando por la policía. Parecen todas pálidas, pero igual vale la pena”.

El proyecto

Para poder entrenar con tranquilidad, el club cerrará el frente del predio con un muro de concreto. Para costear los gastos ya lanzaron una campaña que consiste en que cada jugador, comerciante, familiar o alma solidaria que pueda, compre un metro de pared por cien pesos. A la vez, trabajarán en la limpieza del terreno, ya que dos de las tres hectáreas están cubiertas por un denso cañaveral.

Mariano Pecheury

También se puede colaborar con la donación de ropa de entrenamiento (medias, pantalones, botines, etc.) y elementos de todo tipo, como pelotas, escudos o bolsas de tackle.

La Municipalidad no nos da toda la ayuda que necesitamos y que podría darnos. La realidad es que nos está ayudando mucho un grupo de trabajadores sociales, que nos da una mano grande en el seguimiento de los chicos de los barrios. Ellos trabajan desde adentro de estos barrios y hacen las veces de tutores y consejeros. Esto es algo muy importante para nosotros”, completó Mariano.

Si te gustó esta nota, ayúdanos tackleando el anuncio que esta abajo, desde ya muchas gracias por colaborar!!!
Subscribe to Comments RSS Feed in this post

14 Responses

  1. Fuerza muchachos , eso es hacer un club de verdad, un abrazo

  2. para cuando mataderos en grupo IV???? FUERZA Y UN ABRAZO

  3. No decaigan, y no dejen que un grupo de marginales arruine un proyecto tan lindo. Saludos.

  4. El que abandona no tiene premio! Aguanten Mataderos. Aguante el rugby barrial!

  5. la CD del club le da plata a la barra pero qué poco y nada ayuda a las actvidades , y más en este caso como este. QUE VERGUENZA!!! Fuerza chicos!!

    • Agustin te cuento q nosotros con Chicago no tenemos ninguna vinculacion. Los colores son por el barrio pero no por el club. Como dice en la nota no tenemos ayuda de nadie, los profes, jugadores y los papas son los unicos que mantienen este club en funcionamiento con la esperanza de que algun dia podamos conseguir lo que tanto queremos. Un club de inclusion donde todos sean bienvenidos y poder ayudar.

  6. A bancarla muchachos ! fuerza que se puede esto y mas tambien . Vergonzosa la forma de actuar de los barrabravas

  7. de que forma y manera podemos ayudar ? vivo en Tigre

  8. Gente fuerza!!! lo que hacen por esos chicos de las juveniles no tiene precio, una vergüenza que mesclen toda esa mie… que tiene el futbol en Argentina con nosotros.
    Saludos.

  9. Como jugador de la UTNFRA y Entrenador de la M14 de AARC. Les mandamos todas las fuerzas para la recuperación del compañero del plantel superior. Para lo que necesiten estaremos

  10. Fuerza muchachos no aflojen les quiero hacer llegar mis respeto y colaboración como también para lo que Uds neseciten un saludo try grande (turko Negró XV Rugby Veteranos)

  11. Fuerza choury! no bajen los brazos nunca… todo sacrificio tiene su premio.
    Conta conmigo q voy a darte una mano en lo q pueda.
    RAMBO

  12. Hola sabes q amdo buskamdo algum club de ragby me emkamtaria si se puede o como es para emtrar gracias

Comentar Nota

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*