Virreyes 18-23 Zárate

El Ombú floreció en la adversidad

Zárate estuvo a un paso de perder la categoría, pero su amor propio lo mantuvo a flote en la Tercera División. Y en la final, ante un eficaz Virreyes, sacó lo mejor cuando parecía que se le escapaba el título. Reaccionó a tiempo y gritó campeón. El desenlace soñado para un año hostil.

 529475_619512771420697_1916777721_n

Queremos salir de esta racha adversa lo antes posible, ya no se banca más”. “Caímos en un pozo”. “Una derrota tras otra nos mató de la cabeza”. El autor de las frases es Gastón Jeanmaire, subcapitán de Arsenal Zárate y uno de los referentes del plantel. Las dijo en una entrevista a Desde Abajo Rugby el 13 de junio de este año, cinco días después de perder 52-12 con Argentino por la primera fecha del Interzonal del Grupo III. Ese revés estiraba a cinco la sucesión de derrotas.

Por supuesto que la racha no se terminó ahí. Zárate cerró esa primera parte de la temporada con otra caída (20-10 Vs San Marcos) y poco después arrancó la Reubicación III con otro traspié en su visita a Monte Grande (20-14). Luego siguieron otros cinco reveses más que lo mandaron a los Playoffs de Cuarta por primera vez. Zárate estuvo cerca de tocar fondo, de descender.

En la adversidad, cargando sobre los hombros las catorce derrotas en el año, con la presión del descenso oprimiéndole el pecho, el Ombú floreció y sacó lo mejor de sí para salvar su plaza en la Tercera División y cerrar el 2013 coronándose campeón del Grupo IV. El amor propio y la convicción lo mantuvieron a flote.

Porque Zárate tuvo eso: nunca se quebró. “Este es un equipo que quizás está mal y no le salen las cosas, pero cuando se levanta es un gran equipo que puede vencer a cualquiera”, fue otra de las frases del Puma en aquella entrevista que retrató uno de los peores momentos de Arsenal en el año. Y el forward tenía razón. Tampoco mintió Jorge Collado cuando escribió: “El ombú vive siglos, con su enorme copa verde, erguido y firme. No hay huracán que pueda derribarlo, ni rayo que logre fundirlo”. Ninguno se equivocó.

Ayer, en la cancha N° 1  de la Asociación Deportiva Francesa, con un sol que picaba y ante un marco de público eufórico, Zárate resumió todo su año en ochenta minutos. Arrancó mal, enderezó el rumbo a tiempo y terminó fundido en abrazos, bañado en llantos y con la frente bien en alto.

Virreyes fue, como todo el año, una máquina de aprovechar situaciones. Un especialista en capitalizar errores ajenos y chances de try generadas por méritos propios. Pese a los nervios que lo condicionaron en el comienzo, provocando errores de manejo y fallas poco frecuentes en un equipo que sabe a lo que juega, Virreyes inquietó a Zárate con sus backs desplegados y atacando en velocidad. El vértigo de sus avances, una marca registrada del VRC, generó espacios en la defensa rival. Pocos, pero los suficientes para soñar con el título.

A los dos minutos avisó el fullback Martín Aguirre con un try anulado por pase forward. Era una advertencia de lo que Virreyes era capaz de hacer si los forwards proveían y los tres cuartos conectaban.

El cero en el marcador sobrevivió más de la cuenta. Los errores no forzados de ambos equipos, el calor y la humedad achataron el partido en los primeros minutos. Recién a los 18’ apareció un penal certero de Walter López para poner a Virreyes arriba, aunque Zárate parecía más entero, más sólido.

El Ombú apretó en la jugada siguiente. Los gordos robaron una pelota en el scrum, la movieron hasta la punta, consolidaron un ruck y en la fase siguiente terminaron con la guinda adentro del ingoal, pero ni el referee ni el lineman pudieron ver si apoyó o no. Así, Zárate también avisaba.

A Virreyes le costó generar juego. Zárate lo agobió con su presión defensiva, haciéndolo retroceder en el campo y forzando errores. Pero los zarateños tampoco tuvieron el camino libre; Virreyes lo tackleó y, con orden, logró contener sus avances. Ninguno le encontraba la vuelta. Como no podía entrar, el medio scrum Maxi Iavícoli (reemplazó en esa posición a Mateo Montero, que se lesionó en la entrada en calor) intentó un drop que se fue cerca.

A los 28 minutos hubo un punto de inflexión en el partido. Gastón Jeanmaire recibió una tarjeta amarilla y su salida pareció desmoronar a Zárate. Virreyes se le fue encima y, con dos tries, pareció abrirse paso hacia el triunfo. Primero fue con un ensayo de Fabricio Rivas a los 31’, luego de robar un scrum en las cinco yardas zarateñas: el pack del VRC ganó la entrada, metió al Ombú en su ingoal y el medio scrum apoyó sobre la línea. El segundo try también llegó a partir de un scrum, esta vez propio: Diego Claisse se levantó y jugó con Rivas, este dudó un segundo antes de pasarle la pelota a Cáceres, vio un hueco, se filtró pegado a la formación e inició un pasamos que terminó con Martín Aguirre adentro de la zona de anotación.

Con Jeanmaire adentro de la cancha, Zárate alcanzó a descontar tras un penal de Virreyes en un scrum sobre la línea de veintidós metros. Iavícoli acertó su disparo y dejó la chapa 13-3.

En el complemento se levantó el Ombú. Despertó de su letargo y puso contra las cuerdas a un Virreyes desconocido, sin su vigor habitual. Iavícoli erró un penal frente a los palos a los cinco minutos, pero en ese arranque se lo vio mejor a Zárate, más sólido y fino por afuera, desbordando y quebrando a Virreyes.

A los diez llegó el primer try zarateño. Julián Bottani coronó por la punta una jugada aceitada y con un buen juego continuado para el 13-8. Zárate iba y lastimaba. Zárate estaba agrandado.

Seis minutos más tarde, el hooker Clemente Cuevas, veterano de mil batallas, apoyó luego de un line a cinco metros del ingoal y un maul contundente. Iavícoli convirtió desde su casa para dejar a Zárate arriba por dos puntos (15-13).

Zárate estaba encendido. La confianza se había apoderado de los quince. Con un penal frente a los palos que hubiera servido para estirar ventajas, el capitán eligió ir al line para buscar otra conquista. Zárate estaba hambriento. Era su momento. Fue su momento. El line no prosperó, pero en la jugada siguiente, desde un scrum, los backs atacaron por el ciego, Maxi Guerrero tiró un sombrerito, Joaquín Lescano la embolsó y habilitó a Guerrero en el contacto; el fullback, lanzado en velocidad, facturó cinco puntos más (20-13).

Virreyes reaccionó a los 32’. Brian Ojeda jugó un penal con los gordos a cinco metros del ingoal y Leandro Ríos penetró la defensa para achicar distancias (20-18).

Zárate liquidó la historia a dos minutos del final con un penal de Iavícoli luego de una infracción de Emanuel Giménez, que se fue amonestado. El 23-18 sentenció la victoria y el título. Zárate se consagró campeón. El Ombú floreció en la adversidad.

Estadísticas

– Virreyes tuvo doce scrums a favor, ganó ocho, perdió dos (en uno fue para atrás y en otro giró la formación), cometió penal en uno y Zárate en otro.

– Zárate tuvo quince scrums a favor, ganó doce (el octavo rescató la pelota yendo para atrás en ocho ocasiones) y perdió tres.

– Virreyes tuvo trece lines a favor, ganó seis, perdió seis (cinco de ellos en forma consecutiva en el primer tiempo) y tiró una parcial.

– Zárate tuvo once lines a favor, ganó ocho, perdió dos (el primero y el último) y tiró una torcida (el segundo).

Formaciones: 

Virreyes: 1- Agustín Batelli, 2- Rodrigo Miño (C), 3- Leandro Ríos; 4- Damián Flores, 5- Rodrigo Ginestel; 6- Felipe Julianes, 7- Matías Romero, 8- Diego Claisse; 9- Fabricio Rivas, 10- Jonatan Cáceres; 11- Emanuel Giménez, 12- Damián Cáceres, 13- Walter López, 14- Matías Chanut; 15- Martín Aguirre.

Cambios: ST: 16′ Marcos Pérez por Walter López, 16’ Rodrigo Cabezas por Rodrigo Miño, 16’ Brian Ojeda por Fabricio Rivas.

Entrenador: Fernando López Naguil, Rodolfo O´Reilly y Daniel Sanes.

 

Arsenal Zárate: 1- Marcos Laguna, 2- Clemente Cuevas, 3- Sebastián Fernández; 4- Juan Giufre, 5- Cristian Ocampo; 6- Guido Maistrelo, 7- Gastón Jeanmaire, 8- Manuel Rodríguez Castañeda; 9- Maximiliano Iavícoli, 10- Federico Montero (C); 11- Joaquín Lescano, 12- Pedro Berón Podesta, 13- Juan Cruz Jeanmaire, 14- Alejo Rodríguez Castañeda; 15- Maximiliano Guerrero.

Cambios: ST: 4’ Matías Rouch por Sebastián Fernández, 4’ Emiliano Novari por Marcos Laguna, 4’ Julián Bottani por Juan Cruz Jeanmaire, 24’ Marcelo Francese por Juan Giufre.

Entrenadores: César Gigena, Gastón de Fago y Leonardo Beltrame.

Síntesis del partido:

Tantos en el primer tiempo: 18’ Penal Walter López (V), 31’ try Fabricio Rivas (V), 38’ try Martín Aguirre (V), 40’ penal Maximiliano Iavícoli (Z).

Resultado parcial: Virreyes 13-3 Arsenal Zárate.

Tantos en el segundo tiempo: 10’ try Julián Bottani (Z), 16’ try Clemente Cuevas convertido por Iavícoli (Z), 25’ try Maximiliano Guerrero (Z), 32’ try Leandro Ríos (V), 38’ penal Iavícoli (Z).

Resultado final: Virreyes 18-23 Arsenal Zárate

Amonestados: PT: 28’ Gastón Jeanmaire (Z). ST: 38’ Giménez (V).

Árbitro: Axel Ghinson

Cancha: Deportiva Francesa.

Nota: Desde Abajo Rugby.

Foto: URBA.

Si te gustó esta nota, ayúdanos tackleando el anuncio que esta abajo, desde ya muchas gracias por colaborar!!!
Subscribe to Comments RSS Feed in this post

3 Responses

  1. exelente como siempre, igualmente el try que se me adjudica no es mio, lo hizo Julián Bottani, después no quiero conflictos jajajaja.

    Gracias por seguir siempre a este rugby en bruto, el rugby de abajo.

  2. Sí, y el primer try de Virreyes lo hace DIEGO CLAISSE. Empuja el scrum y se zambulle con lo justo apoyando de costado y arrodillado. Pasa que Rivas enseguida agarra la pelota y festeja el try, se comprende alguna confusión. Pero si ven las imágenes de ESPN, se ve clarito. Gran abrazo. Aguante el Virrey Carlitos Bianchi.

Comentar Nota

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*